Hay alguna compensacion por infidelidad

Abogado de familia  > Divorcio >  Hay alguna compensacion por infidelidad
0 Comments

Si mi pareja me es infiel y decido divorciarme, ¿afectarán las infidelidades a la pensión? No. El divorcio en España, desde el año 2005 no es causal; es decir, no es preciso alegar motivo alguno para el divorcio y este se concede siempre que se solicita. Por tanto, no hay compensación especial, aunque la causa sea una infidelidad.

En cambio, como se recuerda en este artículo, lo que se puede hacer, como en cualquier divorcio, es pedir la pensión compensatoria, si se dan las circunstancias que la ley indica.

Y es probable que si el divorcio es por un abandono se refuerce la idea de “desprotección” del cónyuge abandonado y ayude a conseguirla, pero nunca se aumentará su cuantía por la infidelidad.

En España, entre enero y marzo de 2016 hubo 28.728 demandas de divorcio, según datos del Consejo General del Poder Judicial.

La infidelidad es una de las principales causas por las que los matrimonios se separan, pues se quiebra la confianza en una pareja, motivo más que suficiente para romper los vínculos de la unión.

Pero, legalmente, que la motivación del divorcio sea la de la infidelidad no tiene apenas importancia.

Muchas personas creen de manera errónea que la «culpabilidad» de alguno de los cónyuges en la ruptura del matrimonio tendrá consecuencias jurídicas o penalización por parte de la ley. Pero no es así, y las infidelidades conyugales no son indemnizables en términos económicos en las salas judiciales.

El origen de esta equivocación está en que, hasta el cambio legal en 2005 (Ley 15/2005, de 8 de julio), en España era necesario alegar una causa para solicitar la separación o divorcio: había que indicar que al menos una de los dos partes había incurrido en un comportamiento culposo de entre los que venían tasados para poder tramitar la demanda. Además, en ocasiones, el cónyuge «inocente» -quien ha sido engañado por su pareja- no entiende que la justicia le otorgue los mismos derechos y ventajas que a la persona que ha llevado a la ruptura del matrimonio con su infidelidad.

Hay alguna compensacion por infidelidad Imagen: ArtsyBee

¿Pensión compensatoria en divorcios por infidelidad?

No sirve de nada alegar ante el juez para hacer valer las pretensiones del cónyuge «inocente» que el marido o la mujer le ha sido infiel.

De hecho, si se intenta tomar esa línea, lo más probable es que el juez le llame al orden y le recuerde que a la justicia solo le interesa que los hijos del matrimonio estén protegidos ante la ruptura, que las pensiones cubran las necesidades y posibilidades del que las recibe y del que las da y que el reparto de bienes sea lo más equitativo posible.

Entonces, ¿el divorcio no afecta a la pensión? La causa del divorcio no afecta a la pensión compensatoria, que se podrá percibir si se dan las circunstancias que la ley indica para su concesión, y que nada tienen que ver con la infidelidad.

Aunque, como matiza María Calleja de Calvo, abogada de familia, «el hecho de que el divorcio haya tenido lugar por un abandono puede, en este sentido, reforzar la idea de desprotección del cónyuge abandonado y ayudar a la consecución de la pensión compensatoria».

¿Cómo obtener la compensatoria en divorcios por infidelidad?

Desde la reforma del año 2005 la infidelidad es, si cabe más aún, una cuestión de la esfera personal y no implica ninguna compensación al cónyuge abandonado. Pero es posible solicitar una pensión compensatoria.

Para ello, hay que acreditar un desequilibrio económico respecto a la situación anterior (durante el matrimonio).

Y es interesante fijar que esta desigualdad nace de una dedicación mayor, presente y pasada, a la familia por parte de quien solicita la pensión y la dificultad de incorporarse ahora al mercado laboral en un empleo que le permita mantener ese nivel económico previo.

  • Más información sobre la pensión compensatoria.

Hay circunstancias que ayudan a acreditar el nivel real de ingresos, como el hecho de que se estén realizando unos gastos concretos por parte del cónyuge infiel en mantener una nueva relación. Esto resulta muy útil a efectos de establecer una pensión a favor del otro, según señala Calleja.

Por supuesto, contar con un abogado experto en la materia siempre es muy recomendable. Pretender ahorrar en asesoramiento y ayuda profesional puede resultar muy caro a medio plazo.

Hay alguna compensacion por infidelidad Imagen: stevepb

Separación por infidelidad, ¿qué pasa con la pensión de alimentos y la custodia?

La pensión de alimentos no depende, en ningún caso, de la causa del divorcio de los padres.

Su cuantía, tanto si la separación es por infidelidad como si responde a otra causa, dependerá de los ingresos netos de los progenitores, el número de hijos, sus edades y las circunstancias especiales que rodean a cada hogar conyugal.

De hecho, si alguno de los hijos tiene una enfermedad o un grado de discapacidad, la cuantía de su pensión alimenticia será mayor.

  • Cómo calcular la pensión de alimentos.

Respecto a la custodia, hay que tener muy claro que un mal marido o una mala esposa no tienen por qué ser malos padres, por lo que no se puede privar, en principio, de la guarda y custodia de los menores a un progenitor porque se haya enamorado de una tercera persona. Los hijos no son propiedad exclusiva del padre o de la madre, ya que ambos continúan siendo imprescindibles para el crecimiento y maduración de los pequeños y la ausencia de cualquiera de ellos supone la falta de un soporte afectivo fundamental para su desarrollo.

¿Qué consecuencias jurídicas puede tener la infidelidad en un matrimonio?

Hay alguna compensacion por infidelidad

En ocasiones, acuden a nuestro despacho parejas que nos relatan que una de las principales razones para querer divorciarse es la infidelidad de la otra parte. Algunos incluso van más allá y preguntan la posibilidad de obtener alguna indemnización por ello o incluso emprender acciones legales, pero… ¿Es esto posible?

  • La primera cuestión que se plantea es si el hecho de que uno de los cónyuges haya sido infiel afecta al procedimiento de divorcio o separación.
  • Cuando se aprobó la llamada Ley del Divorcio en 1981, para poder acceder al mismo era necesario que concurriesen alguna de las causas previstas en la ley entre las que estaba precisamente la infidelidad conyugal.
  • Lo anterior cambió en el año 2005 cuando se suprimieron las causas para poder acceder al divorcio y por tanto los episodios de infidelidad carecían de importancia en estos procedimientos.
  • No obstante, no es infrecuente encontrarnos con casos en los que una de las partes menciona en su demanda o contestación episodios de infidelidad e incluso va más allá y aporta pruebas de ellos tales como fotografías, conversaciones e incluso un informe de detectives.
  • Todos estos documentos únicamente sirven para crispar el procedimiento y crear malestar entre las partes y el juez pero, procesalmente hablando, carecen de relevancia a la hora de adoptarse las medidas de divorcio o separación.
  • Infidelidad y Derecho Penal

En nuestra legislación, pese a que durante años el adulterio se castigaba con duras penas, especialmente a la mujer, dejo de ser delito con la aparición de la Ley 22/78 de 26 de mayo de 1978, que derogaba los entonces artículos 449 a 452 del Código Penal y suprimía el último párrafo del artículo 443.

  • Infidelidad y Derecho de Sucesiones
  1. A la hora de hablar de herencias, otra de las cuestiones que más nos demandan, es si la infidelidad puede ser causa de desheredación.
  2. El incumplimiento de los deberes conyugales es causa de desheredación por lo que a priori, el cónyuge “cornudo” podría proceder perfectamente desheredar al otro cónyuge.
  3. Ahora bien, esta causa apenas se da en la realidad debido a lo poco práctico que resulta dado que:
  1. Se entiende que si uno de los cónyuges es infiel, el otro instará el divorcio y en el momento en que se decrete el mismo el otro cónyuge pierde sus derechos sucesorios.
  • En caso de que se le haya dejado en testamento alguna porción de la herencia, también se entiende que, en el momento en que se produzca la infidelidad, lo primero que se hará será modificar el testamento.
  • Infidelidad y Nulidad Eclesiástica
You might be interested:  Requisitos para pedir la patria potestad

El Código Canónico establece que el matrimonio es una alianza matrimonial por la que el varón y la mujer constituye entre sí un consorcio de toda la vida y deben guardarse fidelidad y respeto.

En caso de que uno de contrayentes excluya el debe de fidelidad se entiende que contrae inválidamente y por tanto su matrimonio es nulo.

Ahora bien, ¿Significa esto que si uno de los cónyuges es infiel, el matrimonio deviene automáticamente nulo. La respuesta es NO.

Este capítulo raras veces se menta en las demandas de nulidad precisamente por la dificultad de conlleva acreditarlo dado que:

  1. La infidelidad no se presume: esto significa que, aquel que lo alegue debe probarla y acreditarla y todos sabemos la dificultad que conlleva dicha tarea.
  • La infidelidad no es causa automática de nulidad: esto significa que el hecho de que uno de ellos sea infiel, aunque se consiga probar, no hace, per se, que el matrimonio sea nulo
  • La voluntad de ser infiel debe existir en el momento contraer: aquí radica la principal dificultad de este capítulo ya que no sólo hay que demostrar la existencia de una infidelidad sino que hay que probar que el cónyuge infiel tenia intención de serlo en el momento de contraer matrimonio, es decir, que se casó con la firme convicción de que excluía la fidelidad en su matrimonio.
  • ¿Es posible solicitar una indemnización por parte del que ha sufrido una infidelidad?

He querido dejar para el final esta cuestión ya que, por desgracia, es la que más plantean los clientes a la hora de preguntar las consecuencias jurídicas de una infidelidad.

Para ello, debemos contemplar dos posibles campos:

  1. Pactar una indemnización entre los cónyuges

Aunque en nuestro país es una práctica poco extendida, lo cierto es que los futuros cónyuges pueden pactar en capitulaciones matrimoniales una indemnización en caso de que uno de ellos sea infiel en el matrimonio que van a contraer.

Tampoco es infrecuente que se pacte que, en caso de que uno de ellos sea infiel, el otro tendrá derecho a la atribución del domicilio familiar o incluso a una pensión compensatoria.

No obstante, estos pactos tienen una serie de líneas rojas las cuales no pueden quedar al arbitrio de las partes y principalmente se refieren a medidas que afecten a terceras personas, especialmente a los hijos menores. Así pues, el pacto en virtud del cual el cónyuge infiel perdería la custodia de los menores sería nulo.

  • Por regla general, la existencia de una infidelidad no conlleva una obligación de indemnización por cuanto son hechos que afectan a la faceta personal de los cónyuges.
  • Ahora bien, la cosa cambia cuando dicha infidelidad produce o causa algún daño al otro cónyuge que pueda dar lugar a una reclamación económica.
  • Varias son las causas que pueden encontrar amparo legal en lo anterior, debiendo destacar principalmente el ocultar al marido el hecho de que el hijo en común no es suyo.
  • En estos casos no se esta indemnizando la infidelidad en si pero si los daños económicos causados por la misma.

Divorcio con infidelidad, ¿cambia algo?

Cada año, aumentan los divorcios en nuestro país, solo entre enero y marzo de 2016 , hubo hasta 28.728. Ahora bien, desde 2005 el divorcio en España, no es causal –no es necesario justificar la causa-. Pero, si ha habido infidelidad, ¿cambia algo en cuanto al divorcio?

A continuación resolvemos todas tus dudas para que conozcas como afecta una infidelidad al divorcio. Si cambia la pensión compensatoria, la custodia, el reparto de bienes, etc.

Infidelidad, ¿puedo exigir indemnización?

Hay alguna compensacion por infidelidadNo, como comentábamos, la causa de divorcio ya no es necesario que se exponga a la hora de iniciar los trámites del divorcio. Es por ello, que en ningún caso, la infidelidad va a ser un argumento válido para reclamar una indemnización o pensión compensatoria alegando daños o incumplimiento al matrimonio.

Esto se estableció en el Código Civil a través de los artículos 42 y 43 , donde se habla sobre la promesa matrimonial y el incumplimiento de sus deberes y de la propia promesa. Se establece que en ningún caso, el romper esa promesa por parte de una de las partes, podrá ser usado como argumento hacia la búsqueda de un beneficio por parte de la víctima.

Se hace para evitar que la parte afectada, use esta promesa de matrimonio para obligar al cumplimiento de sus deberes, que chocarían con la libertad individual de estar con quien se desee.

Entonces, ¿no hay pensión compensatoria?

Sí que se puede pedir, pero no a causa de la infidelidad.

Una pensión compensatoria se va a poder solicitar como en cualquier otro divorcio, pero la causa de una infidelidad no hará que esta sea mayor ni tampoco justificará que el juez la acepte.

Es más, si la victima de la infidelidad decide solicitar esta pensión alegando que el cónyuge incumplió los términos del matrimonio, el juez probablemente le llamará al orden y le recordará que no es una causa justificada.

Ahora bien, es cierto que el hecho de que haya habido infidelidad, ayudaría a justificar un abandono de infiel sobre la víctima y podría reforzar la idea de desprotección. Con ello, se podría aceptar ante la solicitud de una pensión compensatoria como en cualquier otro divorcio.

¿Que pasa con mis hijos?

De nuevo, la custodia y la pensión de los alimentos, no tendrá nada que ver con la causa de ruptura entre los padres. Ser mal marido o mujer, no implica que se esté incumpliendo con las obligaciones de ser padre o madre.

Por esta razón, la infidelidad, puede ser causa de divorcio, pero no justifica una sentencia de custodia o de pago de pensión a favor de la victima de dicha infidelidad. La pensión de alimentos y la custodia de los hijos, se deberán solicitar y argumentar de igual manera que en cualquier otro divorcio, sea la causa que sea.

Este tipo de preguntas son muy habituales, y desde Abogados Tenerife, queremos ayudarle a comprender mejor todo el proceso de divorcio, aun más cuando hay una infidelidad de por medio y hay niños que pueden salir afectados.

Nosotros tratamos el divorcio con tacto y siempre velando por los intereses de nuestros clientes, infórmate ya.

La infidelidad puede tomarse como base para el divorcio por culpa

En los casos de engaños o infidelidades se puede aplicar el Divorcio por Culpa, el cual puede decretarse siempre y cuando se cuenten con las pruebas necesarias para poder probar las alegaciones que se realizan en el juicio.

El divorcio por infidelidad como tal no existe, aunque la infidelidad es la causa aplicable para poder solicitar el divorcio por culpa siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos:

  • La violación grave de los deberes y obligaciones que impone el matrimonio. Se tiene que probar ante el juez que es una violación grave. Así se podrá probar que tanto la infidelidad constituye una violación grave.
  • Violación grave de los deberes y obligaciones con los hijos.

Por otro lado, se deberá probar que debido a la infidelidad, la vida en común es intolerable y no puede continuar de ninguna forma.

Consecuencias de un divorcio por infidelidad

El divorcio por infidelidad no tiene consecuencias como tal, aunque se ha llegado a creer que las separaciones por esta causa tienen una mayor compensación en tribunales, hecho que no es cierto.

La normativa de nuestro país no contempla esta circunstancia como un agravante en caso de divorcio. Es decir, no implica mayores derechos o indemnizaciones.

Aunque la infidelidad si puede emplearse para acreditar el abandono de las obligaciones conyugales o del hogar.

Puede ser interpretado por un juez si el abogado consigue demostrar otras conclusiones que se contemplan en el Código Civil.

Custodia y pensión de alimentos

Tanto la pensión alimenticia y la custodia de los hijos se fijan de manera independiente de las causas de divorcio. La pensión alimenticia se determina en base a cuestiones como los ingresos de los padres, el número de hijos, sus edades, etc.

Cada divorcio cuenta con unas cuestiones propias y deben estudiarse por un profesional del derecho. Es recomendable y necesario dejarse asesorar en estar cuestiones para poder evitar así todas las circunstancias que puedan afectarte de forma negativa en estos trámites.

Divorcio con infidelidad: cómo afecta en la división de propiedades

La infidelidad es una de las causas principales por la que los matrimonios terminan separándose, en términos legales no existe un divorcio por infidelidad directamente hablando, pero sí un divorcio culposo que se aplica cuando uno de los integrantes del matrimonio no cumple con los deberes prescritos del matrimonio o cuando se ha cometido una falla imborrable.

En el momento del divorcio hay que tener en cuenta una variedad de aspectos, es decir, al estar casados y adquirir productos o propiedades automáticamente se convierten en bienes matrimoniales, por lo que a la hora de divorciarse hay que hacer una división de los mismos, de igual forma no solo los bienes quedan divididos sino que también entran las deudas que tengan en conjunto.

You might be interested:  Donde se tramita un

¿Cómo se dividen los bienes?

  • Como sabemos, no existe un divorcio por adulterio, es un divorcio normal donde se requiere la separación correcta de todo los bienes que se posean.
  • Teniendo en cuenta que la división se hace de forma justa, por lo que en algunos casos se pueden dar en partes no iguales, eso dependerá de quien posea más culpa en el divorcio o aquel que posea más necesidades.
  • Hay que recordar que los bienes separados antes del matrimonio no entran en la división de los bienes matrimoniales, siempre y cuando no se hayan hecho arreglos o mejorías en conjunto.
  • La negociación de la separación se puede hacer libremente sin la necesidad de acudir a una corte, siendo la forma más económica de realizar un divorcio, pero en caso de que no se logre llegar a una correcta negociación es importante que intervenga un abogado para poder ayudar en el proceso de división.
  • En caso de que la división se haya hecho por negociación conyugal, el juez verificará el acuerdo para confirmar que realmente es justo, de igual forma si ambos están de acuerdo con lo negociado el juez procederá a aprobarlo.

¿Puedo demandar y pedir una indemnización a mi pareja por infiel?

Una vez contraído matrimonio, debemos indicar que el divorcio en nuestro Derecho no es culpabilista, y el hecho de que uno de los cónyuges haya sido infiel no otorga a la otra parte ningún derecho sobre él.

Cualquiera de los cónyuges puede solicitar la disolución del matrimonio sin necesidad de probar una causa, siendo la fórmula que generalmente se utiliza en las demandas de divorcio algo del tipo “desavenencias surgidas entre los cónyuges”.

El único requisito actualmente para que los cónyuges puedan separarse o divorciarse es que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio, sin necesidad de alegar causa alguna para ello.

Demanda por infidelidad: ¿Cuándo se puede pedir una indemnización por una infidelidad?

No obstante, puede darse la circunstancia de que la infidelidad en sí misma haya producido algún tipo de daño al otro cónyuge que sí pueda ser objeto de una reclamación económica.

A modo de ejemplo, si la infidelidad tuvo como consecuencia que se engendrara un hijo, que se ha hecho pasar por hijo biológico del cónyuge y más tarde se demuestra que no lo es.

Si bien esa situación no está específicamente regulada en nuestro país, a diferencia de otros como Alemania, donde se ha aprobado un proyecto de ley que permitía a los maridos exigir al padre biológico el reembolso de los gastos de manutención realizados, sí se han dado casos en los que este tipo de peticiones han llegado a nuestros tribunales en solicitud tanto del reembolso de esos gastos como de los daños morales ocasionados por el engaño. 

Aunque existe alguna sentencia en la que se ha condenado a la madre al reembolso de estos gastos, al menos desde que se produce el divorcio, nuestro Tribunal Supremo en sentencia 202/2015 de 24 de abril de 2015 se ha declarado en contra. De hecho, la mayoría de los jueces, tanto en primera instancia como en apelación, no admiten en España este tipo de indemnizaciones tan comunes en otros países.

En esa sentencia, valoró un caso en el que el ex marido solicitaba la devolución de la pensión de alimentos abonada, desde el divorcio hasta que obtuvo una sentencia en la que se establecía que no era el padre biológico de la hija del matrimonio. Y si bien influyen en la desestimación del recurso una serie de consideraciones procesales, esta sentencia establece una postura del tribunal en contra de este tipo de reclamaciones.  

Se basa para ello en que mantener económicamente a un hijo (igual que, entre otras, velar por él o tenerlo en su compañía) son obligaciones de los cónyuges por el hecho de haber nacido el hijo dentro del matrimonio. 

Y esa obligación existe hasta que se destruye la realidad biológica en la sentencia que dictamina que el marido no es el padre biológico.

Por tanto no puede reclamarse con efectos retroactivos ninguno de los pagos que se hicieron hasta ese momento, ni durante el matrimonio, ni desde el divorcio hasta la sentencia en la que se extingue su obligación al abono de pensión de alimentos, como consecuencia de no ser el padre biológico de la hija.

Según indica la propia sentencia, debemos además tener en cuenta que la filiación solo tiene efectos retroactivos cuando estos sean positivos para el menor, igual que ocurre en otros casos como la adopción, donde su extinción no es causa de pérdida de la nacionalidad ni de la vecindad civil adquiridas, ni alcanza a los efectos patrimoniales que se hayan producido anteriormente.  Aunque la sentencia que nos ocupa habla de hijos habidos durante el matrimonio, por analogía, se entienden incluidos también los hijos nacidos extra matrimonialmente porque actualmente no hay diferencia entre hijos matrimoniales y no matrimoniales.

 

Si mi pareja me es infiel, ¿me pueden indemnizar por daños morales?

En cuanto a los daños morales, si bien no hay unanimidad en la jurisprudencia, ya existen sentencias que han condenado a la madre a indemnización por daños morales cuando ha habido engaño en la ocultación de la paternidad. Incluso en algún caso, como la de la Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 18ª, Sentencia 27/2007 de 16 Ene. 2007) sin necesidad de que el engaño haya sido deliberado, ya que la condena a una indemnización de 15.000 € se basa en la negligencia por parte de la madre, que no adoptó las medidas necesarias para averiguar quién era el padre, a pesar de haber mantenido en la época de la concepción relaciones con su marido y otro hombre, más teniendo en cuenta que es muy sencillo en el contexto social actual acceder a pruebas biológicas de paternidad. 

Como conclusión, podemos citar la sentencia de 3 de marzo de 2016 de la Audiencia Provincial de Cantabria en la que se solicitaban por el demandante ambas cosas: daños morales y la devolución de la pensión de alimentos, y se le concede únicamente la primera, esto es una indemnización de 30.000 € por parte de la madre por ocultarle durante 18 años que la hija del matrimonio no era suya. Si bien reiteramos lo dicho anteriormente que son sentencias aisladas y no generalizadas en nuestro país.

¿Qué debo saber sobre el divorcio por adulterio?

Si has descubierto que tu esposo(a) te ha sido infiel y ya no puedes tolerar la situación y quieres poner fin al matrimonio: ¡Detente! No le pidas aún el divorcio sin conocer las siguientes preguntas frecuentes respondidas por abogados de Derecho de Familia:
 

Si me ha sido infiel ¿Cómo puedo divorciarme?

 
En líneas generales, un divorcio puede realizarse:

  • De común acuerdo entre los cónyuges, a través de un proceso ante una Notaría o Municipalidad o,
  • Si no hay acuerdo, deberá realizare a través de un proceso judicial invocando la causal de adulterio o infidelidad.

Si tu cónyuge te ha sido infiel y conoces tus derechos ante esta circunstancia, podrías negociar directamente con tu cónyuge los términos de tu divorcio, sin necesidad de contratar un abogado.
[Para mayor información, también puedes leer: ¿Cuándo necesito contratar un abogado de divorcio?]

En caso tengas dudas sobre cómo proceder, es necesario que converse previamente con un abogado, para que te explique cuáles son tus derechos y las pruebas válidas de la infidelidad para que puedas tener éxito en una negociación directa con tu cónyuge o en un proceso judicial de divorcio por esta causa.

Asimismo, dependiendo de tu situación, un abogado te podría explicar si, de acuerdo a tu caso, tienes derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios.
 

¿Qué pruebas son admitidas para lograr un divorcio por adulterio?

  •  
    Las pruebas son importantes en un proceso de divorcio por adulterio o infidelidad.
  • Para demostrar que uno de los cónyuges cometió un acto de infidelidad, existen 3 causales válidas para la ley: el adulterio (cuando un cónyuge, casado civilmente y manteniendo aún el vínculo matrimonial con su pareja, tiene relaciones sexuales con una persona ajena al matrimonio), conducta deshonrosa o injuria grave (por ejemplo cartas, correos electrónicos o chats demostrando infidelidad).
  • Para probar el adulterio se requiere demostrar las relaciones sexuales extramatrimoniales, la que en la práctica resulta muy difícil, pues estos actos sexuales se consuman en la intimidad y a escondidas para no ser descubiertos.

Ante esta limitación, el abogado de la parte perjudicada recurrirá a “pruebas indiciarias” que permitirán al juez llegar a la certeza de su consumación. Por ejemplo, podría presentarse la partida de nacimiento de un hijo extramatrimonial del cónyuge adultero (es decir un hijo que se concibió y nació fuera del matrimonio de este), fotos ingresando a un hotel o realizando acciones no propias de un cónyuge.
 

¿Cuánto tiempo tengo para realizar una demanda o denuncia por adulterio?

 
Para realizar una demanda por adulterio la ley afirma que tienes como plazo hasta los seis (6) meses de conocida la infidelidad y, en todo caso, a los cinco (5) años de producida.

You might be interested:  Citacion del inquilino en el juicio de desahucio

¿Qué involucran estos plazos?

El plazo de los 6 meses aplica desde que tomaste conciencia sobre el adulterio. Este lapso de tiempo empieza a correr desde el momento que le haces saber al cónyuge que ya te enteraste de la infidelidad.

Por tal motivo, si te enteras que tu cónyuge te fue infiel, trata de no actuar por impulso, dado que si le enfrentas y, por ejemplo, le envías un correo electrónico diciéndole que ya te enteraste, pues desde ese momento se empezará a contar el plazo de caducidad de los 6 meses.

Si se trata de un adulterio continuado (en distintos periodos o con diferentes personas), la acción para interponer la demanda caduca cuando se termina la última relación.

Asimismo, tendrás un plazo de 5 años contados desde haberse producido el adulterio. Esto se produce, por ejemplo, con el nacimiento de un hijo fuera del matrimonio o a través de la convivencia pública que haya cometido la parte infiel con un tercero. Es decir, si hoy tu esposo reconoce que tiene un hijo menor de 5 años fuera del matrimonio o, aún estás a tiempo de realizar una demanda.

Ten presente que de no interponerse la demanda dentro de los plazos mencionados, no será posible accionar por esta causal (adulterio) y deberás buscar divorciarte por otra de las razones válidas que establece la ley.
 

¿Puedo divorciarme y pedir indemnización a mi pareja por infiel?

 
Sí, podrías pedir una indemnización por los datos y perjuicios sufridos.

La separación del patrimonio adquirido durante el matrimonio se divide en partes iguales a raíz de un divorcio. Sin embargo, además del 50% de los bienes que le corresponden por la separación de los bienes en un divorcio, el cónyuge afectado por un acto de infidelidad, puede exigir el pago de una indemnización por daños y perjuicios y el monto será proporcional al daño sufrido.

  1. Por ejemplo, el cónyuge afectado podría reclamar una indemnización por no haber llevado o haber suspendido sus estudios profesionales a fin de dedicarse al cuidado de la familia.
  2. Es importante mencionar que es común que la parte afectada en un caso de adulterio, pueda considerar que le corresponderán todos los bienes de la parte infractora al solicitar una indemnización, por un sentido de justicia, pero esto no aplica de esta manera.
  3. Los bienes que adquiere cada cónyuge antes del matrimonio, no se ven afectados ante una indemnización por infidelidad, pero sí las ganancias o frutos que pudieran obtener de los mismos.
  4. Por ejemplo, si uno de los cónyuges adquirió un departamento antes del matrimonio, pero durante el matrimonio lo alquiló; esas rentas obtenidas, que eran un ingreso para ambos, sí podría perderlas la parte que cometió la infidelidad.
     
     
  5. Para mayor información, también puedes leer:

¿Puede ser considerada la infidelidad como un daño moral?

Recientemente vino un cliente al despacho buscando asesoramiento. Quería que analizáramos la posibilidad de reclamar daños y perjuicios a su mujer, ya que había descubierto que le había sido infiel durante su matrimonio con su propio hermano.

  • Recordaba que le habían leído, en el momento de contraer nupcias, que los cónyuges debían guardarse fidelidad.
  • En base a ello planteaba la consulta en el despacho.
  • Uno de los pilares en su vida y en su matrimonio fue siempre la lealtad y la fidelidad a la otra persona, habiendo recibido un durísimo golpe al descubrir la infidelidad de su mujer.
  • Sin embargo nuestra respuesta jurídica no alivió su dolor, y mucho menos su pretensión.

Si bien es cierto que el artículo 68 del Código Civil dispone que, “Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deben además compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes de su cargo”.

  1. La doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo en este sentido, además de ser pacifica, (sentencias de 22 y 30 de Julio de 1999) establece que el incumplimiento del deber de guardarse fidelidad de los cónyuges, regulado en el artículo 68 del Código Civil, no puede ser susceptible de pretensión indemnizatoria alguna.
  2. En este sentido, el daño moral generado en uno de los cónyuges por la infidelidad del otro no es susceptible de reparación económica.
  3. Sin perjuicio, indudablemente, del reproche ético o social que el incumplimiento del deber de mutua fidelidad pudiera merecer.
  4. No obstante, también le informamos que, a pesar de no ser aplicable a su caso, porque que no habían tenido descendencia, existían algunas sentencias que acordaban el resarcimiento del daño moral causado por una infidelidad.

En concreto, el caso era el siguiente: El señor V. reclamaba a su ex mujer y a su amante 1.297.580 de euros por los daños y perjuicios sufridos, al descubrir que de los cuatro hijos habidos por el actor con doña A. R., los tres más pequeños nacieron de una relación extraconyugal estable y duradera de la esposa con don F. L. R., quien resultó ser el padre biológico de los tres.

El juzgado de Primera Instancia, entendiendo que sí que se había causado daño moral al esposo, condenó a los demandados al abono de 50.000 euros.

Recurrida en apelación por ambas partes, la Audiencia Provincial de Valencia, en sentencia de fecha 2 de Noviembre de 2004, la revocó parcialmente, elevando dicha indemnización a 100.000 euros.

Encontramos los argumentos que dan en apoyo a tal fallo en sus Fundamentos de Derecho Octavo y Noveno, que desarrolla la doctrina general:

“Consideramos que doña A. R. y don F. L. conocieron desde el primer momento, que los menores no eran hijos del señor V.

pese a lo cual permitieron que se inscribieran en el Registro Civil como sus hijos, y que pasaran a formar parte de su familia, con todas las obligaciones, derechos y vínculos a ello inherentes, actuación que repitieron con los tres niños y han mantenido desde 1996 hasta octubre de 2002, y en este actuar consciente, estimamos que radica el dolo de los demandados, que ha generado, al romperse el vínculo afectivo que nació entre los menores y el señor V. propio de una relación paterno-filial, un daño moral que debe ser resarcido».

«Llegados a este punto, estimado probado que los demandados actuaron de forma negligente en la concepción de los hijos y dolosa en su ocultación al actor, y que el posterior conocimiento de la verdad ha sido el desencadenante de un daño al actor que debe ser resarcido, estimamos adecuado realizar un examen sobre la consideración del daño moral, a los efectos de determinar si la situación vivida por el demandante puede encuadrarse en dicho concepto».

«Sobre esta materia consideramos necesario hacer hincapié en la doctrina emanada del Tribunal Supremo, entre otras en la sentencia de 9 de diciembre de 2003, en la que se indica: «Nuestro Código civil no contempla la indemnización por daños morales, si bien su artículo 1107 impone el resarcimiento de ‘todos’ y ha sido la jurisprudencia casacional civil, que se invoca infringida en el motivo segundo (…) la que ha ido elaborando doctrina continuada y progresiva sobre su procedencia ya desde las antiguas sentencias de 6-12-1912 y de 19 de diciembre de 1949, declarando que si bien su valoración no puede obtenerse de pruebas directas y objetivas, no por ello se ata a los Tribunales y se les imposibilita legalmente para poder fijar su cuantificación, cuando efectivamente han concurrido, y a tales efectos han de tenerse en cuenta y ponderarse las circunstancias concurrentes en cada caso, pues lo que se trata precisamente no es de llevar a cabo una reparación en el patrimonio, sino de contribuir de alguna manera a sobrellevar el dolor y angustia de las personas perjudicadas por el actuar injusto, abusivo o ilegal de otro”.

Y es en sus Fundamentos de Derecho Décimo y Undécimo cuando concluye que “la concepción de los tres hijos por los demandados ha de considerarse un hecho negligente, y el ocultamiento de la paternidad biológica al demandante es un hecho doloso.

Al carecer nuestro ordenamiento jurídico de normas específicas que regulen el nacimiento de la responsabilidad en estos supuestos, compartimos el criterio de la juzgadora de instancia, y que también recoge la Sentencia del Tribunal Supremo de 22 de julio de 1999, cuando nos dice que «la aplicación del artículo 1902 puede originar una reparación del daño causado que puede hacerse extensiva al doble ámbito patrimonial y moral, y que los perjuicios que reclama el actor deben ser resarcidos al amparo de este precepto”.

  • Pero aún en este caso, le aclaramos a nuestro cliente que no se indemnizó al marido por la infidelidad de la mujer, sino por la negligencia de la esposa y su amante al no haber puesto los medios necesarios para prevenir el embarazo, y por el dolo de haber ocultado al marido la verdadera paternidad.
  • Es decir, el daño moral acaba consistiendo en que el marido “pierde” a los tres hijos.
  • Obviamente, esta última información no sirvió de alivio al cliente: la jurisprudencia en este sentido no favorece a los maridos cuyas mujeres son prudentes en sus conductas infieles.

Otras Columnas por María Márquez:

Leave a Reply

Your email address will not be published.