Doctrina la suspension la pension alimentos

Abogado de familia  > Divorcio >  Doctrina la suspension la pension alimentos
0 Comments

Introducción

Es evidente que la mayor parte de los procesos de modificación de medidas que se plantean tienen la finalidad de reducir, ampliar, suspender o extinguir la pensión alimenticia, quizás como consecuencia de la inestabilidad económica actual de la sociedad, pero sin olvidar que en ocasiones el cambio de circunstancias alegado puede derivar de las necesidades de los hijos, o incluso de la forma en la que están siendo atendidas esas necesidades.

Y esta es la situación que resuelve la interesante sentencia de la Sala 1ª de lo Civil del Tribunal Supremo de 3 de enero de 2022, cuyo ponente fue D. José Luis Seoane Spiegelberg.

Antecedentes del caso

En el convenio de la partes aprobado por la sentencia de divorcio de mutuo acuerdo se acordó que el padre abonaría una pensión de alimentos de 600€ al mes a cada uno de los tres hijos, en ese momento menores de edad, con su correspondiente actualización conforme al IPC, y hasta que los hijos tuvieran independencia económica.

Transcurridos 13 años desde el divorcio se presentó demanda de modificación de medidas en la que el obligado al pago de la pensión solicitaba su extinción respecto de sus tres hijos mayores de edad, respecto a una de las hijas porque se habían alcanzado las condiciones acordadas del convenio, respecto a otra se pedía que se extinguiese cuando percibiera ingresos y que debía quedar obligada a notificar cuando se producía ese hecho; y, finalmente, respecto al hijo, la pretensión era que se declarase extinguida la pensión alimenticia desde que el hijo se había trasladado a los Estados Unidos a realizar sus estudios universitarios. Y, además, se solicitaba que se considerasen gastos extraordinarios: el coste de residencia y estancia, los vuelos de ida y vuelta para las vacaciones y el seguro médico, comprometiéndose el padre a asumir inicialmente la totalidad de estos gastos hasta que se dictara la resolución.

El Juzgado de 1ª Instancia en su resolución acordó la extinción de la pensión alimenticia de la primera hija, mantuvo la de la segunda, quien con 22 años aún continuaba su formación, y respecto al hijo suspendió el pago de la pensión durante los meses que estuviera estudiando fuera de España, y en los períodos en los que estuviera aquí se seguiría devengando. Y, dado que los gastos por estudio del hijo los asumía el padre en su totalidad, los progenitores asumirían por mitad los gastos que no estuvieran relacionados con la enseñanza.

La progenitora recurrió ante la Audiencia Provincial, que revocó la suspensión de la pensión de alimentos del hijo, al no concurrir circunstancia significativa para modificar lo establecido en el convenio.

Recurso de casación ante el Tribunal Supremo

Ante la resolución de la Audiencia el padre planteó el recurso de casación alegando en el primer motivo la infracción del artículo 90.

3 del Código Civil, por entender que frente al criterio de la sentencia sí concurría una alteración sustancial de circunstancias, y, en el segundo motivo, alegó la infracción de los artículo 93.

2 y 146 del Código Civil, considerando que la sentencia recurrida había incurrido en arbitrariedad, al no realizar un juicio lógico de del principio de proporcionalidad, produciéndose duplicidad del pago de alimentos.

  • En el desarrollo de este segundo motivo, considera el recurrente, que, ya que el padre abona íntegramente los gastos del hijo en los Estados Unidos, no debía mantenerse a su cargo la pensión de alimentos, por importe de 600 €, desde la fecha en la que hijo se había trasladado, o al menos, de manera subsidiaria se suspendiera su pago, en la forma establecida por el Juzgado de 1ª Instancia.
  • La decisión de la Sala fue estimar el recurso de casación.
  • – Antes de entrar en las razones por las que resuelve en este sentido, recuerda tres cuestiones que deben tenerse en cuenta en relación con la pensión de alimentos de los hijos:
  • 1ª Es clara la legitimación activa de los progenitores para solicitar la pensión alimenticia a favor de los hijos mayores de edad, así, tanto la madre está legitimada para pretender que se mantenga la pensión fijada en su día en el convenio, como el padre para pedir que se deje sin efecto.
  • 2ª La convivencia familiar viene siendo interpretada en sentido amplio por la Sala, por lo que en caso de cambio de residencia por los estudios de los hijos dicha convivencia familiar sigue existiendo.
  • 3ª Respecto al juicio de proporcionalidad del artículo 146 del Código Civil, recuerda también que es criterio de la Sala que la fijación de la cuantía de la pensión alimenticia por los tribunales de instancia debe respetarse en casación, salvo que la cuantía sea arbitraria o ajena al canon de razonabilidad.
  • – Pues bien, tras analizar las circunstancias que existían cuando se firmó el convenio y las actuales considera el Tribunal Supremo que son «manifiestamente distintas», ya que a la firma del convenio los gastos por estudios de los hijos eran sufragados por la empresa en la que trabajaba el padre, que se comprometió a asumirlos él en su totalidad si esa situación cambiaba, y además contribuía con una pensión de alimentos de 600€ al mes.
  • ¿Por qué son «manifiestamente distintas» las circunstancias actuales? Pues porque el hijo se ha trasladado a Estados Unidos para cursar estudios universitarios y el padre atiende los gastos:
  • – de estudios,
  • – de alimentos y habitación,
  • – de desplazamientos de un país a otro.
  • Y, dado que estos gastos eran atendidos antes por la madre con la contribución del padre, existe un cambio real de circunstancias, entendiendo la Sala que las necesidades del hijo (artículo 142 del Código Civil) son actualmente cubiertas por el recurrente, cuando el hijo está en el extranjero.
  • La sentencia del Juzgado es, por lo tanto, ajustada a derecho, pues no extingue la pensión de alimentos a favor del hijo, si no que la suspende durante los periodos de tiempo en que viva en Estados Unidos por razón de sus estudios.
You might be interested:  Puedo divorciarme todavia si llevamos 23 anos separados

– Y, ¿qué sucederá en los tiempos en que el hijo venga a España? Pues la pensión se activará para cubrir las necesidades de alimentos que tenga aquí.

– No comparte, así el Supremo, el criterio de la Audiencia de que las circunstancias no se han modificado, pues los cambios que se han expuesto hacen necesario el ajuste de lo pactado por las partes, por aplicación del principio de proporcionalidad y las exigencias de los artículos 90.3 y 146 del Código Civil.

  1. – Finamente, recuerda la sentencia la Doctrina de la Sala relativa a la retroactividad de la pensión alimenticia, citando entre otra la sentencia TS 86/2020, de 6 de febrero, que establece: “Esta Sala mantiene una doctrina constante en relación con la retroactividad de la pensión alimenticia, entendiendo que cuando se plantea procedimiento de modificación de medidas, la pensión que en él se fije (si es diferente a la de primera instancia), opera desde el dictado de la sentencia fallada en el procedimiento de modificación».
  2. Conclusión
  3. Puntos clave que no debemos olvidar en las modificaciones de medias de alimentos:

– Las demandas de modificación de medidas deben estar fundadas en una alteración real y sobrevenida de las circunstancias que se tuvieron en cuanto cuando se acordaron las primeras medidas, tanto si se trató de una ruptura de mutuo acuerdo como contenciosa. Tiene además la carga de la prueba quien la alega.

  • – La legitimación corresponde a los progenitores, y no a los hijos, por lo que, salvo que lo acordasen la partes, el pago los alimentos se hará al progenitor con el que conviven.
  • – El concepto de alimentos abarca, tanto lo «lo indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica», artículo 142 del Código Civil, como los gastos de educación, incluso después de la mayoría de edad de los hijos.
  • – Que los hijos mayores de edad residan fuera de la vivienda familiar por razón de sus estudios, no excluye la obligación de la alimentos alegando que falta la convivencia familiar.
  • – La pensión alimenticia de los hijos no se extingue porque haya alcanzado la mayoría de edad, sino que será posible extinguirla cunando disponga de ingresos para su subsistencia.
  • Cuestión esta que sería muy positivo recogerla en los convenios reguladores, e incluso, sería lo sería, para el buen desarrollo de las relaciones familiares, que el alimentista comunicara al progenitor que viene atendiendo la obligación de alimentos, su acceso al trabajo, o mejor fortuna, razón por la que ya no estaría necesitado de percibir la pensión.
  • – Decisiones como las tomadas en este caso por el Juzgado de 1ª Instancia y que confirma el Tribunal Supremo, en la que se suspende el pago en concreto de la cuantía mientas los alimentos están siendo sufragados de otra forma, pueden ser una buena solución para mantener la pensión alimenticia cuando las necesidades de los hijos así lo requieren, pero evitando la duplicidad de pago para el progenitor obligado.
You might be interested:  Cuanto tiempo toma una reduccion de pension alimenticia en mi sueldo

Contents

Formularios y Esquemas Procesales USB 2022

Doctrina la suspension la pension alimentos

El Supremo confirma la suspensión de la pensión de alimentos mientras el hijo estudia en el extranjero · Noticias Jurídicas

El Tribunal Supremo confirma, a través de una reciente sentencia, la suspensión del pago de la pensión alimenticia establecido a cargo de un padre y a favor del hijo mayor de edad durante los meses que se encuentre estudiando en  Estados Unidos, aunque continuará abonándola durante los periodos de tiempo que el hijo pase en España. El Alto Tribunal considera que se ha producido una alteración sustancial de las circunstancias respecto a las tenidas en cuenta al dictarse la sentencia de divorcio.

El convenio regulador aprobado en dicha resolución establecía que el padre abonaría a sus tres hijos menores de edad, los cuales convivían con la madre en la vivienda familiar, una cantidad de 600 € mensuales por cada uno de ellos, en concepto de alimentos.

Aunque en ese momento, los gastos de enseñanza estaban sufragados por la compañía en la que trabajaba el padre, debido al contrato de expatriación del que disfrutaba, se pactó que el momento que esa situación cambiase, el padre se haría cargo de los gastos de escolaridad de los hijos en el centro educativo que ambos progenitores acordasen.

Cambio de circunstancias

Sin embargo, las actuales circunstancias son diferentes a las contempladas en el momento de establecerse el convenio regulador.

Y es que, el hijo, por razones de estudios, vive en Estados Unidos, y el padre sufraga todos los gastos, incluyendo alimentos, habitación e incluso desplazamientos de un país a otro.

 Gastos que, antes de irse al extranjero, eran compartidos por ambos progenitores, ya que vivía con su madre en la casa familiar. Con la nueva situación, todos los gastos son cubiertos por el padre. 

Por tal motivo, el padre presentó demanda de modificación de medidas, en base al artículo 90.

3 del CC, el cual establece que  “Las medidas que el Juez adopte en defecto de acuerdo o las convenidas por los cónyuges judicialmente, podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo convenio aprobado por el Juez, cuando así lo aconsejen las nuevas necesidades de los hijos o el cambio de las circunstancias de los cónyuges”.

A pesar de que la solicitud del padre fue estimada en primera instancia, la Audiencia Provincial la rechazó tras ser recurrida por la madre, al considerar que, aunque el hijo estudie fuera, no desaparece la convivencia familiar, por lo que entendía que no concurrían circunstancias significativas para modificar las medidas establecidas.

Finalmente, el Supremo considera ajustada la solución adoptada por el Juzgado en primera instancia, que, sin extinguir la aportación del padre en concepto de alimentos, la suspende durante los periodos de tiempo en que el hijo viva en Estados Unidos cursando sus estudios, y en los periodos que regrese a España, dicha contribución se activará para cubrir sus necesidades de alimentos en nuestro país.

Alimentos: Jurisprudencia de Derecho de Familia

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: AGOSTO 2022

ÍNDICE:

ALIMENTOS A MENORES.

  • Doctrina general: Naturaleza jurídica.
  • Elementos subjetivos
  • Elementos Objetivos.
  • Elementos Formales (Procesales)
  • Efectos
  • Causas de modificación de la pensión alimenticia
  • Nacimiento de nuevos hijos del obligado
  1. ALIMENTOS A MAYORES DE EDAD.
  2. Elementos subjetivos:
  3. Elementos objetivos:
  4. Elementos Formales (Procesales):
  • Legitimación procesal para reclamarlos del progenitor custodio.
  • EXTINCIÓN DEL DEBER DE ALIMENTOS.
  • RECLAMACIONES DE ALIMENTOS ENTRE PARIENTES, AJENAS A PROCESOS MATRIMONIALES.
  • ENLACES

ALIMENTOS A MENORES

Doctrina general: Naturaleza jurídica.

STS 05/10/1993 (nº 918/1993, rec. 536/1991): “la obligación de dar alimentos es una de las obligaciones de mayor contenido ético del ordenamiento jurídico.”

Sin embargo, las deudas por alimentos no tienen privilegio o prelación crediticia derivado de los artículos 1922 ss CC, por lo que, en caso de insolvencia, y aunque estén reconocidas en título que lleve aparejado ejecución (sentencia o escritura pública), solo tienen la gradación resultante de su fecha y del título formal en que consten.

You might be interested:  Ya hice todo el procedimiento a donde debo llevar los papeles para obtener el acta de

STS 12/02/2015 (rec.

2899/2013): Diferencia entre alimentos a mayores y a menores: Se ha de predicar un tratamiento diferente «según sean los hijos menores de edad, o no, pues al ser menores más que una obligación propiamente alimenticia lo que existen son deberes insoslayables inherentes a la filiación, que resultan incondicionales de inicio con independencia de la mayor o menor dificultad que se tenga para darle cumplimiento o del grado de reprochabilidad en su falta de atención”.

ELEMENTOS SUBJETIVOS.

Carácter personalísimo de la obligación.

 Deriva de la relación de filiación, de modo que subsiste durante todo el tiempo en que la filiación esté determinada legalmente.

 STS 08/04/1995 (nº 328/1995, rec. 3099/1991): En caso de determinación de la filiación tras la mayoría de edad, no hay que abonar retroactivamente todos los alimentos correspondientes a la minoría de edad.

Hay que distinguir entre el derecho de alimentos del menor derivado de la patria potestad, y la exigibilidad de la prestación alimenticia al progenitor deudor, que requiere del ejercicio de una acción judicial reclamándolos.

El ingreso en prisión no suspende por sí mismo el pago de la pensión por alimentos

Es innegable que el ingreso en prisión de una persona representa un cambio de tal calado en su vida que, necesariamente, afectará a las obligaciones que debe cumplir para con sus hijos caso de estar separado.

Más allá de los posibles beneficios penitenciarios de los que, en un momento dado, pudiera el reo beneficiarse, lo bien cierto es que la imposibilidad de desarrollar el trabajo que se desarrollaba hasta la entrada en prisión es evidente.

Pues bien, para nuestro Alto Tribunal parece que dicha circunstancia (la de la entrada en prisión de una persona) no representa un obstáculo insalvable para que las pensiones alimenticias sigan devengándose incluso durante la privación de libertad de un progenitor.

Así, en su sentencia del pasado 14 de octubre, fija doctrina al indicar que “La obligación de pagar alimentos a los hijos menores no se extingue por el solo hecho de haber ingresado en prisión el progenitor que debe prestarlos si al tiempo no se acredita la falta de ingresos o de recursos para poder hacerlos efectivos”.

Esto es, corresponde al reo acreditar la ausencia de ingresos de todo tipo para que la obligación de prestar alimentos pueda entenderse suspendida.

Fundamenta el TS lo anterior en que la obligación alimenticia que se presta a los hijos no está a expensas únicamente de los ingresos sino también de los medios o recursos de uno de los progenitores, de las “circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento».

Es decir, habrá de acreditarse que la carencia de medios es absoluta para que dicha obligación pueda suspender y/o reducirse.

Entiende el TS que “Ningún alimento se puede suspender por el simple hecho de haber ingresado en prisión el progenitor alimentante, gravando a la madre de los menores con la obligación de soportarlos en exclusiva, cuando nada de esto se acredita”.

En definitiva, habrá de acreditarse fehacientemente que con el ingreso en prisión no sólo se carece de posibilidades de obtener ingresos sino que, además, se carece de medios de todo tipo.

Situaciones como la descrita obligará, necesariamente, a que los progenitores que ingresen en prisión deban pasar por una modificación de medidas para que pueda suspenderse la obligación de pago de los alimentos. A priori, ello podría chocar con el contenido del art. 152.

2 del Código Civil, según el cual podría instarse una medida urgente solicitando la suspensión del pago de las pensiones alimenticias por esa imposibilidad de hacer frente a las necesidades propias, si bien del texto de la resolución del Supremo no parece que dicha posibilidad quede vetada.

En cualquier caso, parece evidente que, si no se insta la correspondiente modificación de medidas, el progenitor que se encuentre en prisión puede encontrarse con que comete otro delito (el de abandono de familia por impago de pensiones), lo que no haría sino agravar las consecuencias de su entrada en prisión, todo ello sin entrar a valorarse los motivos por los que un progenitor se vé privado de libertad, toda vez que ello sería objeto de otro debate totalmente diferente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.